T

T

miércoles, 14 de mayo de 2014

ENCUENTRO DE LOS ALEMANES DEL VOLGA EN LUJAN


Por Jorgelina Fischer
Disculpen el atrevimiento, pero no es sencillo hacer un resumen sobre ambas disertaciones. Para mí, primeriza en estos encuentros, fueron muy agradables e ilustrativas. Tanto Julio César Melchior como José Ceferino Gareis hicieron un muy ajustado relato desde la historia más remota de nuestros ancestros, cuando fueron convocados por Catalina La Grande, hasta su arribo al puerto de Buenos Aires y su instalación en el interior del país fundando las colonias que hoy se conservan, la última creada en 1923 en la provincia de Entre Ríos.

Cada uno con su estilo, intimista Julio César y con aires diplomáticos José Ceferino, los dos cautivaron la audiencia. Pero el tema más llamativo fue la apertura al público que inició J. C. Melchior y a su tiempo, continuó J. C. Gareis. La convocatoria nos motivó y pronto surgieron las preguntas y las ganas de compartir historias de vida, como la de una descendiente (lamentablemente no tomé su nombre) que comentó el casamiento de sus padres. Él vivía en una de las colonias de Coronel Suárez y decidió seguir el llamado del amor, casándose con una joven de origen mapuche… En aquel tiempo la decisión provocó un sisma y fue expulsado de la familia y de la comunidad, a la que nunca retornó. 
Esta señora –la hija de aquel matrimonio- que nos regaló sus vivencias; explicó que años más tarde fue a ver a los abuelos que al fin comprendieron la situación, se disculparon y cultivaron su amor en esa niña ávida de conocer sus raíces. Sin embargo, el dolor sufrido por su mamá aborigen nunca pudo ser reparado y ella jamás aceptó la expulsión.
El relato fue esclarecedor y nos movilizó para comprender cuán difícil era la vida por aquellos años… Julio César Melchior nos ubicó en la época, cuando los alemanes del Volga sufrían la discriminación del resto de la sociedad y en la actitud de autodefensa, se recluían en el propio ámbito de las comunidades.
No quiero olvidarme de felicitar al fotógrafo José Luis Barreña, quien exhibió su inventario en imágenes de las Iglesias existentes en las colonias de los Alemanes del Volga. ¡Una belleza sus registros! Y con sus palabras nos informamos sobre las experiencias de visitar los distintos pueblos, empeñado en fotografiar los templos… Ojalá que este documento visual pueda editarse próximamente en un libro, creo que valdría la pena por su riqueza arquitectónica y su valor testimonial.
Ah, y nos perdimos la Oración Ecuménica en la Basílica Nuestra Señora de Luján y el cierre del encuentro con el Coro Polifónico. Teníamos que retornar a nuestra casa y luego de una rica cerveza partimos hacia la ruta… Llevábamos una buena cantidad de números del periódico que edita Julio César Melchior –“Hilando Recuerdos”-; muchas historias escritas para deleitarnos con la vida de nuestros abuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario