T

T

jueves, 19 de marzo de 2015

Allein (Solo)

Lo inevitable llega. Es inaplazable. Los segundos, minutos, horas… transcurren irremediablemente y nos van acercando a la muerte. Y lamentablemente, por más sincero y fuerte que sea nuestro amor, siempre es uno de los dos el que se marcha primero y deja desolado y sin consuelo al otro. Y así ha sucedido. Me he quedado solo, llorando un recuerdo. Ella se ha ido con el tiempo. La vejez se la ha llevado de la mano, paulatinamente, casi secretamente. Fue tan furtivo y sorpresivo que apenas atiné a llorar. Nunca imaginé que podía dejarme solo en esta tierra. Solo en esta casa, que fue nuestro hogar en horas felices. Solo en esta cama que ahora se volvió inmensa y fría. Solo conmigo mismo y mi profunda soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario