T

T

jueves, 5 de marzo de 2015

Una tumba sin lágrimas en el Volga

Una tumba en un cementerio olvidado de una aldea no menos olvidada en la lejana y fría Rusia. Una tumba con una cruz corroída y marchita por los años, la lluvia, el viento, la nieve, la soledad...  bajo un cielo y una tierra que una vez fue el suelo bendito donde se levantaron los sueños de quienes hoy yacen bajo ella. Seres que un día amaron, rieron, cantaron y echaron hijos al mundo que los dejaron solos para partir a América y comenzar de nuevo lejos, bien lejos, de los seres amados y de la patria volguense que ya no los quería.
Una tumba en un cementerio olvidado de una aldea no menos olvidada en la lejana Rusia. Una tumba que nunca recibió el consuelo de una lágrima ni una bendición de una gota de agua bendita; apenas sí el recuerdo lejano de nueve hijos que rememoran y lloran a sus padres desde la remota Argentina, donde comenzaron otra vida. Levantaron un nuevo hogar y criaron nietos argentinos que nunca conocieron a los dos ancianos que descansan bajo la tumba olvidada de un cementerio de una no menos olvidada aldea del Volga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario