T

T

jueves, 17 de diciembre de 2015

El sacerdote

Sotana negra,
sombrero del mismo color,
el sacerdote reina
desde su trono,
en la casa parroquial.

Su palabra es ley
en la tierra, 
donde viven los hombres,
y en el cielo,
donde moran las almas.

En su derredor gira
la existencia de la colonia,
el ritmo de las campanas
de la torre de la iglesia
que van marcando las horas.

Señalando el paso
del transcurrir de la existencia,
desde lo cotidiano a lo absoluto,
desde lo meramente terrenal
hasta llegar a la diestra de Dios.

En el confesionario escucha
los secretos de la colonia
y desde el púlpito guía 
el camino por la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario