T

T

jueves, 17 de diciembre de 2015

El verdadero sentido de la Navidad

Nuestros ancestros le dieron el verdadero sentido a la Navidad. Mucha austeridad, nada de cosas materiales, nada de excesos en comidas y bebidas, una fiesta íntima en cada corazón donde el invitado único a quien rendirle honor era el Niño Jesús. El hogar era el templo donde homenajearlo y cada corazón una llama encendida ofrecida a Él. Ese era el motivo por el cual reunirse, alegres, sin rencores ni peleas, con lo poco o mucho que había para compartir, todo era suficiente si estaba ardiendo en el pecho la llama del amor a Jesús y por ende a sus semejantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario