T

T

martes, 1 de diciembre de 2015

La herencia de mis padres

Una Biblia,
un rosario,
un pañuelo,
un delantal,
unas cuantas recetas.

Una pipa,
un reloj de bolsillo,
unos tiradores,
un sombrero,
unas cuantas anécdotas.

Dicen que esa
es toda la herencia
que dejaron mis padres
para el futuro de sus hijos.

¡Materialistas!
Lo ignoran todo.
No saben nada.
Hablan de envidia.
Porque no tienen nada.

Mis padres me dejaron
grandes tesoros,
monedas de oro
que solamente se ven
con el corazón y el alma.

Me legaron 
una identidad,
una historia,
una cultura,
tradiciones.

Me legaron
una comunidad, 
un pueblo,
y el cielo infinito
de un país distinto.

Un país sin corrupción,
en el que ser honesto, 
es una distinción,
y la palabra vale
tanto como un contrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario