T

T

domingo, 31 de enero de 2016

Para los alemanes del Volga, la familia siempre estaba primero

El devenir cotidiano de cada integrante que componía el núcleo familiar de una típica familia que habitaba los pueblos alemanes en épocas pretéritas, se desarrollaba teniendo como premisa el sentido de comunidad, solidaridad y el bien común por sobre el individualismo personal. La unidad entre todos los miembros debía prevalecer por sobre cualquier deseo, capricho u opinión personal. La familia estaba primero. El bienestar, crecimiento y progreso de cada uno de sus integrantes se relegaba a favor del bienestar, crecimiento y progreso como grupo familiar. La argamasa de esta férrea unidad social, se completaba con el afecto. Asimismo, la familia no solamente estaba compuesta por mamá, papá y los hijos, sino también por los abuelos, tíos, yernos, nueras, etc.: un mundo de gente conviviendo en un mismo hogar, emparentados por lazos de sangre. Conservando y transmitiendo valores ancestrales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario