T

T

jueves, 12 de mayo de 2016

Rosa Gotfriedt, una ciudadana de 98 años destacada


Acto protocolar por el aniversario del Pueblo Santa María. Sus hijos recibieron la distinción. Pero luego el Intendente Palacio y la Delegada Municipal Regina Streitenberger la visitaron en su domicilio para completar el merecido homenaje.

Contaron sus hijos que si bien su documento de identidad dice 10 de diciembre de 1917, en realidad relatos familiares recuerdan que ya tenía cerca de dos años cuando su padre la llevó a anotar en el Registro Civil, lo que no era extraño en esa época para la gente que vivía en el campo y a la que se le dificultaba mucho cumplir con estas obligaciones legales.
Sus padres dejaron su aldea a la orilla del Río Volga a principios del siglo XX. Se radicaron primero en Brasil, donde nacieron varios de los hermanos de Rosa. Al poco tiempo vinieron a radicarse definitivamente Santa María, donde nació Rosa, en una familia que estaba compuesta por 11 hermanos. 
Por supuesto que desde niña aprendió, como todas las niñas de su época, sobre las tareas del hogar. Se casó con Juan Jacob y tuvo cinco hijos. Entre ellos la mamá del escritor de Pueblo Santa María, Julio César Melchior. Vivió buena parte de esos años en el campo, donde a la par de las tareas del hogar, de ocuparse de la crianza de los hijos, también ayudaba mucho a su marido en las tareas en el campo.
Su familia escribió, preparando la reseña de Rosa Gottfriedt para el acto que tuvo lugar el miércoles por la mañana en Santa María, lo siguiente: “fiel representante de lo que se considera la estirpe y el ejemplo cabal de una mujer alemana del Volga, posee un carácter seguro y decidido, capaz de llevar las riendas de la familia, lo que viene haciendo desde el momento que enviudó hace ya muchos años. Conservó y legó a sus descendientes todo el bagaje cultural que le transmitieron sus ancestros. A tal punto lo hizo que durante toda su vida solamente se manejó con el dialecto, única lengua que habla. Lo que no le impidió visitar y conocer otros lugares del país y relacionarse con su gente. Cree fervientemente en Dios, en la familia, en el trabajo, en la honestidad, la generosidad, la solidaridad y la entrega a sus descendientes, a quienes deja una vida digna de admirar, emular y un legado cultural enorme”.
Fue reconocida en la jornada en la que se celebró el aniversario de Santa María, recibiendo la distinción “Santa María Honor al Mérito”. 
Recibieron la distinción sus hijos, ya que Rosa no sale mucho ahora de su casa por dificultades para caminar. 
Pero al término del acto el Intendente y parte de su Gabinete, junto a la Delegada Regina Streitemberger, se acercaron a su domicilio para hacerle entrega del respectivo decreto y un presente floral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario