T

T

jueves, 23 de junio de 2016

Doña Ofelia kesler

Puso a hervir agua en una cacerola, le agregó sal gruesa. En la sartén, también sobre la cocina a leña, puso a freír trocitos de pan. Regresó a la mesa. Acomodó la masa. Espolvoreó harina. Descolgó el palo de amasar de la pared. Doña Ofelia cocina un plato tradicional. Lo prepara como lo elaboraba su madre, que lo heredó de sus ancestros. Con mucho amor. Para su familia. Para sus hijos. Para sus nietos.
Pañuelo en la cabeza. Una canción alemana en los labios. Un brillo especial en los ojos. Satisfacción y orgullo.
-"Cocina mejor que cuando era joven", opinan sus hijos.
-"Abuela es una genia", sostienen sus nietos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario