T

T

lunes, 8 de mayo de 2017

Reconocimiento especial a la memoria de don José Walter y sus descendientes, en Pueblo San José, durante los festejos de Kerb


Fue en el marco de la celebración de las Fiestas Patronales del Pueblo San José. Joseph Walter concretó la donación del equivalente de 600 hectáreas de campo para la obra de construcción del magnífico templo. Una suma de dinero descomunal si se considera que los gastos definitivos de la construcción ascendieron a mil hectáreas de campo. A este más que significativo aporte, se suma en 1936 los altares laterales de mármol donados por el tatarabuelo y por su hija Bárbara, como así también la pintura y la campana fabricada y traída especialmente de Europa, entre otros aportes. Al cumplirse 130 años del arribo a la Argentina de esta familia, los descendientes de la rama radicada en la Colonia Santa Rosa de Puan entregaron reconocimientos.

Un momento muy significativo se vivió el domingo por la mañana en el acto protocolar por las Fiestas Patronales del Pueblo San José cuando la Delegación Municipal a cargo de Diego Schneider entre un especial reconocimiento a la familia del Sr. José Walter. 
Se dio lectura a una síntesis sobre el árbol genealógico de Joseph Walter quien nació el 24 de marzo de 1852 en Kamenka, Kuberna, perteneciente a Saratov, Rusia. 
Llegó a Argentina el 10 de mayo de 1887. Hinojo fue su primera parada. Luego se muda a Pueblo San José. Vivía en la Avenida Roca, hoy Fundador Eduardo Casey. Su casa se encontraba en el solar en el que hoy se halla el Salón Germano Argentino. Se caso con Ana Margarita Meier y Dios bendijo al matrimonio con la llegada de cinco hijos argentinos: Jorge, Cristina, Bárbara, Jacobo y Honorio (Conrado).
Al fallecer su esposa, contrajo matrimonio en segundas nupcias con Ana Roth. Fallece a los 86 años de edad, el 29 de marzo de 1938 en Pueblo San José.
Iniciadas las obras para la remodelación y ampliación de la Iglesia San Jose Obrero, los miembros de la comunidad hacían sus donaciones. 
Puesta el 18 de septiembre de 1927 la piedra fundamental de la nueva iglesia, don José realiza la donación del equivalente de 600 hectáreas de campo para la obra. 
Una suma de dinero descomunal si se considera que los gastos definitivos de la construcción ascendió a mil hectáreas de campo. A este más que significativo aporte, se suma en 1936 los altares laterales de mármol donados por el tatarabuelo y por su hija Bárbara, como así también la pintura.
En el año 1945, nuevamente decide donar una campana, fabricada y traída especialmente de Europa. Al arribar al puerto de Buenos Aires estuvo mucho tiempo en la aduana, ya que el costo de retirarla era similar al costo de fabricación. Enterado José, realiza las gestiones pertinentes y, abonando la suma de dinero estipulada logra que ésta llegue a ser colocada en el campanario del templo. Pero tras la Revolución de 1955, manifestantes entraron a la iglesia y dando campanas al vuelo ocasionaron que la misma cayera al suelo, por lo que debió ser retirada. Actualmente se la puede observar en el jardín de la iglesia.
Son muchas las personas que han colaborado con la construcción del Templo, en este caso nuestro reconocimiento es para este hombre, por el generoso aporte hecho hacia nuestra comunidad. 
En representación suya, se formalizo la entrega de una placa a su familia que luego será colocada en la Bóveda donde descansan sus restos en el cementerio del Pueblo San Jose.
Hubo una especial recordación al expresarse que el 10 de mayo de 1887, un barco se aproxima al puerto de Buenos Aires procedente de Hamburgo (Alemania). Se trata del vapor “Corrientes”. Sobre la borda un matrimonio conformado por Josef Walter y Ana Margaretha Meier junto a sus hijos José, Ana, Catalina y Juan espera ansioso el desembarco. Llegaban a América trayendo consigo a la abuela paterna, Ana María Streitemberger, que había enviudado.
Al cumplirse 130 años del arribo a la Argentina de esta familia, los descendientes de la rama radicada en la Colonia Santa Rosa de Puan hicieron también entrega de dos reconocimientos.
El primero tiene como destinatario al Pueblo San José en la figura del delegado municipal, por haberse preocupado y ocupado ante la sugerencia realizada por Jorgelina, tataranieta de Don Josef Walter de poder hacer un homenaje y tratar de reunir a los familiares en la Kerb, y el segundo es para colocar en la Bóveda Familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario