T

T

sábado, 20 de enero de 2018

Pequeños ladrones de las colonias de antaño

Don Eusebio de 72 años se sentó junto a la ventana para tomar su mate del atardecer, cuando vio pasar corriendo a dos niños y detrás a su mujer, doña Ester, de 65, agitando el brazo y el rastrillo que llevaba en la mano. 
Don Eusebio se levantó, abrió la ventana y miró hacia la calle. Grande fue su sorpresa. Doña Ester estaba en el piso, despatarrada cuan larga y ancha era, insultando a diestra y siniestra a los niños, a sus padres y a la maestra que los educaba.

Primero se asustó. Luego, al percatarse de que su esposa estaba bien, comenzó a reír estruendosamente. Lo que enfureció más a doña Ester.
Los ladrones habían huido victoriosos, llevándose una sandía de la huerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario