T

T

lunes, 28 de mayo de 2018

En el patio de mi casa, en la colonia

En el patio de mi casa, una noche oscura, de Navidad, se presentó el
Pelznickel, agitando su cadena, para hacernos rezar diez Padrenuestros.
En el patio de mi casa, un domingo de Pascua, pasó el conejo a dejar huevitos de colores, en el nido que le preparamos mi hermana y yo, con pasto y zanahorias.
En el patio de mi casa, durante los almuerzos de domingo, toda la familia, incluidos abuelos, nietos y sobrinos, se sentaban a comer alrededor de una inmensa mesa de madera.
En el patio de mi casa, hace ya muchos años, se celebró la fiesta de casamiento de mis padres, con abundante comida, música y alegría por doquiera.
En el patio de mi casa, una tarde de otoño, lloré las amargas lágrimas de mi primer amor.
También, en el patio de mi casa, lloré, con el alma devastada por el desconsuelo, la muerte de mis padres, siendo todavía un niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario