T

T

jueves, 2 de mayo de 2013

Carolina Rack presentó su libro “Rubios naturales”. Una particular visión poética sobre los alemanes del Volga


Fuente: La Nueva Radio Suárez
El acto cultural se llevó a cabo en la Sala Bicentenario y se presentaron ilustraciones fotográficas de Christian Broto. La propia escritora fue leyendo los principales cuentos incluidos en el trabajo literario ante un numeroso público que la acompañó en la oportunidad. “Hay una voluntad de expresar desde un punto de vista muy subjetivo una particular visión de nuestras colonias”. Por las páginas de “Rubios Naturales” desfilan personajes y situaciones del sentir popular, como las carneadas, “el circuito de los chorizos”, el Pelznikel, la que reza el rosario, la calle El Mate, su gente, el sakrament, entre otras expresiones más comunes. Entre la emoción y la felicidad de concluir una obra mostrándola ante un cálido auditorio donde sobresalían sus afectos.

Carolina Rack es integrante del grupo de Acción Creativa y la precede una trayectoria iniciada prácticamente desde adolescente en el mundo literario, habiendo ganado en la década del 90 el Torneo Provincial de los Juegos Bonaerenses en el rubro literatura, lo que le valió un viaje al exterior con el cual en aquel entonces se premiaba a los distinguidos en cada categoría.
A partir de allí inició una carrera prolífica hasta concretar su primer libro de poemas llamado “Rubios naturales”, que ofrece una mirada poética sobre nuestros Pueblos Alemanes y su gente, un abordaje distinto que despertará el interés del lector, teniendo en cuenta la característica de sus escritos.
Según las criticas “la mística de Coronel Suárez esta teñida por la influencia de las colonias rusas del Volga instaladas en la zona a mediados del siglo XX donde el idioma, leyendas, costumbres y el exotismo de este cruce en las pampas componen los poemas de ‘Rubios naturales’, el primer libro que aparece por la editorial Vox”.
“En la poética de Carolina conviven justamente esa tensión entre lo autóctono y el transplante en la que creció, es decir, los miedos infantiles teñidos de tradiciones foráneas, la interpretación libre de la religión, el amor y el sexo en la adolescencia, la influencia de los mayores y un discurso cerrado que desde la poesía se vuelve a revisar”.
A partir de este concepto Carolina Rack dispara apuntes muy fuertes a la memoria colectiva de su pueblo con versos contundentes y nos invita a reflexionar y revisar toda la influencia de la colonización de los alemanes del Volga para nuestro medio, pero siempre hay que tener en cuenta que se trata de un abordaje distinto, con una visión poética de todo lo escrito que nos permite advertir otro factor de incidencia.
En la apertura del cálido acto que se cumplió el sábado pasado en la sala Bicentenario del Mercado Municipal de las Artes, bajo los auspicios del Instituto Cultural de la Municipalidad cuyas autoridades se encontraban presentes representadas por Laura Schrohn y Nora Schwab, Carolina Rack, profesora de Lengua y Literatura, dijo que se sentía muy halagada por tanta gente, sus amigos, sus familiares, en fin todos sus afectos.
Anticipó que la satisfacción era doble por “estoy con la gente que quiero” habló de la ilustración de la tapa del libro con fotografías de Christian Broto de quien simultáneamente se presentaba una colección de imágenes que fueron registrabas de manera analógica, es decir, no son digitales, tienen el formato antiguo y singularmente todas tienen relación con el libro.
Después de una breve instrucción la escritora, fue leyendo los principales párrafos del contenido del libro que dijo “tiene una voluntad de querer representar desde un punto de vista muy subjetivo una visión particular de nuestras colonias con recuerdos, algunos reales, otros de ficción, con un trabajo poético, que se corre de lo que es más tradicional, mas vinculado con la poesía contemporánea, que no solo expresa poesía sino que narra en versión libre”.
Entonces comenzaron a desfilar “Los rubios naturales” y los personajes vinculados con ellos, como el “pelznikel” que aparecía con cadenas para las fiestas de fin de año, la ofrenda de los chorizos, el circuito del chorizo, la que rezaba el rosario por unos pesos, el agua bendita de los sepelios, las flores de plásticos en los cementerio, la conocida casi advertencia del “sacrament”, entre otras figuras que persisten hoy en el imaginario popular, todo contenido en un libro que seguramente habrá demandado varios años, como había adelantado la autora en el transcurso de la semana.
La presentación estuvo secundada por la proyección de videos creados por sus amigos, una agradable ambientación lumínica de la sala, la presencia de sus padre “Cholo” y Lidia, su hermano Pablo Rack con toda la familia quienes le entregaron presentes florales, mientras todos sus amigos formaron un agradable entorno incluyendo otros escritores locales como Julio Cesar Melchior o Graciela Schmidt Robilota, colegas y hasta algunos de sus alumnos.
Firmó libros, dejo breves reflexiones, se la vio feliz, integra y como es habitual no faltó una copa para brindar por este logro.
De la misma manera estaban sus allegados y es evidente que cuando un libro sale a la luz, es claro que las sensaciones se deben mezclar con una sucesión de acontecimientos que sensibilizan y transmiten felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario