T

T

sábado, 2 de noviembre de 2013

El hijo doctor

Por Alberto Sarramone
(Editorial Biblos Azul)

El estudio universitario de los hijos, como la fortuna acumulada por los padres, eran uno de los vehículos para la aceptación plena por la sociedad criolla, que mantenía el poder político y social.

Tener un hijo doctor, y en menor grado con otro título universitario, era un paso necesario en la obtención de un nuevo “status social” para toda la familia, pues la Universidad confería un adicional de prestigio, enterrando para siempre la condición de ''tano cocoliche', "ruso lagañoso", "gallego ordinario", ''francés pijotero" o ''vasco bruto", etc. que sin mucha dureza, ni tampoco insistencia, pero bastante poca generosidad, le habían otorgado algunos integrantes de la sociedad argentina, que a la época de llegada de los primeros inmigrantes en el siglo XIX contaba con índices de alfabetismo que a duras penas superaba el 10 % de la población, lo que indicaba que no estaban muy habilitados para determinar el talento de sus nuevos convecinos.
El "summun" era el hijo médico, el único y verdadero "dotor", orgullo de la familia nuclear y ampliada. Desde finales del siglo XIX hasta las primeras décadas del siglo XX, además fueron los grandes caudillos políticos, reemplazantes de los caudillos rurales y del rol del cura en muchas familias.
Era tan grande su "autoritas", al punto que cuéntase de un Comisario de Policía, acompañado de un médico, observaba el cuerpo yacente de una víctima, a quien el galeno había considerado como muerto. Al oír esto, el certificado difunto alcanzó a balbucear: "No estoy muerto...". Lo que determinó la seca réplica de la autoridad: ¡Cállese. Ud. no va a saber más que e! "dotor"...!".
El estudio universitario de los hijos, como la fortuna acumulada por los padres, eran uno de los vehículos para la aceptación plena por la sociedad criolla, que mantenía el poder político y social.

Fuente: Los abuelos inmigrantes, historia y sociología de la inmigración argentina. Autor: Alberto Sarramone (Editorial Biblos Azul)

No hay comentarios:

Publicar un comentario