T

T

lunes, 23 de febrero de 2015

Imponente muestra de fervor y devoción a la Virgen de Fátima


A 50 años de la bendición y entronización de la imagen en el acceso al Pueblo Santa María. Emocionante procesión desde la Parroquia de la colonia hasta la gruta con un acompañamiento multitudinario. Una muestra inclaudicable de fe. Concelebraron la misa en acción de gracias el Cura Párroco de Coronel Suárez Diego Kessler, el Padre Antonio Vedellini y el Padre Alejandro enviado por la Congregación del Verbo Divino hasta pascua, hubo bendición de espigas y una inmensa gratitud por los frutos recibidos en estos 50 años. El marco natural que rodea el lugar y la inmensa concurrencia de fieles le incorporó un eslabón más a la extensa cadera de fervor religioso que en Santa María se confirma desde hace 50 años. “Le pedimos a la vez al señor que nos muestre los caminos, guíame por los senderos, los caminos de Dios representan recorrerlos y aceptarlos”, afirmó en su homilía el Párroco Kessler.
 
Una inmensa comunidad religiosa proveniente de distintos lugares de la región acudieron en la radiante tarde soleada del domingo hacia la Gruta de la Virgen de Fátima ubicada en la intersección de la rotonda de acceso al Pueblo Santa Maria conformando una manifestación de fe que se multiplicó a medida que avanzaba la tarde y llegaba la procesión portando en carreta a la imagen de la Santa Madre secundada por un significativo acompañamiento que marcaba el inicio de un momento histórico con fuerte contenido espiritual.
En la Gruta el Padre Antonio Vedellini junto al Coro Parroquial preparaba la celebración religiosa en acción de gracias, el sitial de privilegio que ocuparía la imagen mientras los ¡¡¡Viva la Virgen de Fátima!!! se repetían a modo de recepción por la inmensa cantidad de fieles que compartieron este día que significaba además de la veneración, recordar a aquellos pioneros que hace 50 años creyeron, se esforzaron y motorizaron este verdadero Centro de Fe a las puertas mismas del Pueblo Santa María.
La historia que se ha recopilado, tras los documentos que quedaron de la época, de los vecinos más antiguos y sus descendientes, indica que con la sequía de los años 61 y 62 los colonos de esa época fueron a ver al padre Juan Peter por una solución ya que la situación se tornaba cada mas critica para su sustento por lo cual él propio sacerdote tan vinculado al quehacer general del Pueblo Santa Maria propuso hacer tres procesiones y la construcción de la gruta como acción de gracias.
Después de la tercera procesión llegó la tan esperada lluvia y por ende había que cumplir la promesa contraída por la gente. 
Fue así que Mateo Hippener, padre del conocido Juan, diseño la gruta y el Párroco Peter fue a pedir la donación de las dos hectáreas a Pedro Pin que accedió gentilmente.
Quien la construyó fue Pedro Schmidt y luego la pintó Salvador Schneider por lo cual ese trazo característico de Salvador, quien fue el autor de la ultima pintura del templo de Santa Maria, Hinojo y de San Miguel Arcángel, entre otras iglesias hoy es visible y conmueve a todos quienes deseen contemplar esas figuras tan personales del artista de Santa María, fallecido hace varios años atrás.
Semanas antes de la gran convocatoria que se llevó a cabo el domingo pasado Oscar Baumgaertner, quien desde hace 25 años esta al cuidado de la Gruta recordaba que “hace unos años atrás recibimos en donación una corona original de Nuestra Señora de Fátima traída también desde Portugal al igual que la Virgen en su momento”. 
También aclaró que “la Virgen elegida fue la de Fátima porque el padre Peter era muy devoto de ella y al pasar por Portugal gestionó la replica que hoy tenemos el privilegio de contarla entre nosotros”. 
En su llegada a la Argentina tuvo que ser cortada a la altura de la cabeza, en la aduana, ya que por ese entonces ya se hablaba de drogas, y para verificar que en su interior no contenía ningún tipo de sustancias, se la abrió y luego se la reparó como se encuentra en la actualidad. También en su base se puede observar una pequeña ampolla de vidrio que atestigua que dentro de su base hay tierra de Portugal”.
Fue imponente apreciar la cantidad de fieles que se reunieron en la celebración, superior en cuanto a la presencia popular que en años anteriores, seguramente porque la motivación de los 50 años movilizó a vecinos de los tres Pueblos Alemanes, de la amplia zona rural de Santa Maria, de la ciudad de Coronel Suárez por lo cual desde la tarde temprano comenzaron a llegar vehículos de toda la zona por las rutas de acceso a la gruta.
Fue una jornada de fiesta, de renovación de las promesas y agradecimiento por los frutos recibidos todo enmarcado en esta celebración de los 50 años, donde hoy muchos de los descendientes de aquellos visionarios que contribuyeron efectivamente para levantar este verdadero monumento a la fe y la esperanza, participaron de este agradecimiento con profunda devoción.
En la homilía de la celebración litúrgica el Párroco Diego señaló que “en la misma línea en que la Virgen nos pidió por la conversión del mundo y por los pecadores, hoy el salmo nos recuerda y le pedimos a la vez al señor que nos muestre los caminos, guíame por los senderos, los caminos de Dios representan recorrerlos y aceptarlos”.
“La historia de nuestra vida, tiene que ver con la historia de la fe, que es allí donde uno la entiende de verdad, ya que el misterio del hombre se entiende sobre la historia de Cristo, por eso hoy vivimos tan desorientados por que dejamos de lado la historia de la fe, dejamos de entenderla a la luz de la historia de Cristo, por eso María le alcanza a Nuestro Señor Jesús para que podamos alcanzar de parte del padre todas las cosas que necesitamos, pero para eso necesitamos convertirnos, sobre todo en este tiempo de la cuaresma, el tiempo de la conversión, por eso las cenizas son mecanismos de la penitencia con tres sujetos fundamentales que son la conversión, la el ayuno, la limosna como un camino que nos llevara a vivir en plenitud esta fiesta que es la consistencia de nuestra Fe”.
El Padre Antonio secundado por el emotivo coro parroquial de Santa María que sumo sus voces y entrega a la santa misa, dejo en su mensaje final tras el acto protocolar donde además de rescatar las lecturas de la jornada, enfatizando en la solidaridad, la fe y retribuir como modo de compensar a la santa madre, sus bendiciones con gestos de caridad, de ayuda al prójimo, estrechando todas las manos de manera fraternal que además nos fortalecerá nuestro espíritu.
El Padre Antonio resaltó entonces que “en coincidencia con este tiempo de cuaresma donde cada uno deberá abrir aun mas los corazones dando paso al nuevo Cristo que se nos hace presente renovando el misterio pascual, una nueva oportunidad para redimirnos y entregarnos, tener en cuenta que el murió por nosotros y nuestra actitud en este sentido, es de gratitud como hoy queda demostrado con esta verdadera multitud que nos acompaña” dijo el sacerdote para luego bendecir los recordatorios como signo de reconocimiento por los frutos recibidos.
Antonio Vedellini al agradecer a todos los presentes y quienes colaboraron para organizar los actos celebratorios de los 50 años recordó que ya la Virgen de Fátima cuando se presentó a los tres pastorcitos que provenían de familias humildes quienes después de haber compartido la misa fueron a cuidar el rebaño y allí mientras rezaban el rosario se apareció la Virgen María y en esos mensajes, quiero rescatar algo, la conversión de los pecadores del mundo, hoy el mundo ofende mucho a Dios y hoy mucho más que en aquel tiempo” dijo el sacerdote cerrando la jornada.
Para luego agregar que “se está diluyendo la fe, por eso el Papa nos pide que recemos en familia el santo rosario, por la conversión de los pecadores y oración por el Papa”.
“No seamos indiferentes nos dice el Papa Francisco en el mensaje de pascua, por eso respondiendo al pedido de nuestra madre celestial recemos por todos nuestros hermanos”.
Tras consagrar la eucaristía y estrecharse en la paz fue distribuida la santa hostia masivamente con los ministros entre la muchedumbre que se agolpo frente a la gruta mientras las personas mayores o impedidas que se encontraban ubicadas en vehículos se les llevaba la comunión hasta esos lugares.
Al concluir la misa con esta emotiva celebración, se produjo la desconcentración de la multitud en un atardecer atípico, con la entrada ya del sol, con el paisaje natural que posee todo el entorno donde hasta las sierras se veían nítidas, cristalinas, casi transparentes, con los rayos de sol que se iban agotando entre los campos vecinos como impartiendo un manto imponente de protección que le Virgen una vez contiene como signo verdadero de la fe.
Cada uno se fue en paz dando gracias a Dios.

Tres ejemplares de Hilando Recuerdos de regalo más un mapa con los nombres y la ubicación de las aldeas en el Volga, también de regalo, con la compra de un libro Aprender a vivir.  (Para adquirirlo comunicarse a e-mail: juliomelchior@hotmail.com) Se envía a todo el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario