T

T

miércoles, 27 de enero de 2016

La dura tarea de cosechar maíz a mano

La época de la cosecha de maíz en los pueblos alemanes representaba un tiempo de desarraigo, de adioses que se prolongaban durante meses. Familias enteras partían en contingentes de carros recorriendo casi toda la provincia de Buenos Aires y parte de las provincias de Santa Fe y Córdoba. Cada uno llevaba ropa, utensilios de cocina y cobijas. La recolección de este grano ocupaba a hombres, mujeres y niños. Es lógico deducir que en el camino nacían nuevos hijos y fallecía algún integrante del numeroso grupo.
 Los cosecheros vivían a la intemperie, guarecidos bajo los carros y “carpas” construidas con chapas, bolsas, cañas de las plantas de maíz o lo que se tuviera a mano. Soportando las largas noches. Los eternos días de lluvia. El frío. Las interminables jornadas laborales que se extendían de sol a sol, desde el mes de abril hasta agosto. Las heladas congelaban todo durante la madrugada. Las manos de los juntadores terminaban tan lastimadas que muchas veces sangraban. Pero el trabajo debía hacerse. Cuánto más se juntaba más se ganaba. Y no se iba tan lejos para perder el tiempo.
¡Honor y gloria a nuestros antepasados! ¡Homenaje eterno a su memoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario