T

T

lunes, 7 de marzo de 2016

La Strudelfest fue todo un éxito


Pueblo Santa María organizó un evento de gran creatividad y compromiso de las instituciones y el público respondió en gran número. Strudel, otros platos típicos, acordeones, danzas, almuerzos en diferentes lugares y un clima de confraternidad incomparable. Un gran trabajo de toda la comunidad que demandó muchas horas de esfuerzo. Desbordó todas las expectativas y superó todas las previsiones.

Pueblo Santa María vivió este fin de semana un acontecimiento que realmente ha sido diferente y que marcó un antes y un después en la vida cotidiana de esa entusiasta comunidad que no detiene su andar y que tiene muy presente los usos y costumbres que los antepasados marcaron a fuego la vida de nuestros Pueblos Alemanes.
Ingresar al Pueblo Santa María era encontrarse con la particular atracción de sus calles embanderadas, sus viviendas prolijamente preparadas para el evento y todos de una manera u otra formaban parte de un gran eslabón que se transformó en esta primera edición de la Strudelfest y que se organizó en este mes de marzo teniendo en cuenta que es un mes donde tradicionalmente surgen los preparativos para las comidas típicas y tradicionales y desde allí una variada programación que mantuvo atrapado al público durante toda la jornada.
Con diferentes Strudel con sus técnicas y su modalidad la tarde se presentó no solo con el acto oficial sino que además a lo largo de la avenida hubo recorridos turísticos por la Iglesia, las viviendas más antiguas, el Museo Parque La Palmera, muestra de talleres de hilado, artesanos, Strudel por todos lados, Kreppel, Dünekuchen, Sauerkummer, chucrut, chorizo seco, producto de las carneadas, miel y otras exquisiteces que las entidades se encargaron de vender a precios muy populares superándose todas las previsiones ya que para el mediodía los diversos stands habían casi agotado la repostería cuando aún el grueso del público de la tarde no había llegado y continúo ingresando a la colonia hasta altas horas de la tarde.
Los acordeones se escucharon durante toda la tarde, le pusieron la música característica, polcas y ritmos que invitaban a bailar y para ello en el patio cervecero interpretaban la música Raúl de los Alegres del Volga, el ballet de danzas alemanas y diferentes interpretes que amenizaron una tarde a pleno sol, con un clima característico con un sol prodigo que realmente fue como una bendición durante todo el día.
Participaron como invitados el grupo de baile de Colonia Hinojo, Olavarría, Grupo de Danzas "Meine Leute", de Colonia Barón, y el público procedente de Coronel Suárez y los Pueblos Alemanes hermanos, junto a la zona rural, fue tomando ubicación a lo largo de la Avenida 11 de mayo y no dejaron de probar las exquisiteces que se habían preparado, mientras los autos antiguos y los carros recorrían la Colonia.
Fueron jornadas intensas de organización que dieron sus frutos, el sábado a las 8 de la mañana las instituciones se reunieron en el Centro Cultural para los preparativos de la organización y todos de manera ordenada fueron dando vida a las diversidad de la exquisitez que fue la principal atracción del domingo todo en un clima de camaradería, con alegría y satisfacción por los primeros resultados que se obtenían a medida que pasaban las horas.

3 comentarios:

  1. ¿¿ DONDE QUEDA , EL PUEBLO " SANTA MARIA " , ME ENCANTARIA ESTAR EN ALGUNA DE SUS FIESTAS ???

    ResponderEliminar