T

T

miércoles, 18 de mayo de 2016

La casa de los recuerdos

Recorre la casa vacía. Vacía de muebles. Vacía de enseres. Vacía de personas. Totalmente vacía. Y sin embargo, también está llena. Llena de recuerdos, de remembranzas, de anécdotas, de acontecimientos familiares. A cada paso que da tropieza con uno.
Aquí estaba la mesa, aquí se sentaba mamá a coser, aquí estaba la cuna dónde dormía su hermana menor, más allá la cocina a leña y sobre ella una olla, una pava grande, y en el ambiente el calor de hogar. Las palabras en alemán. La risa de los niños. La seriedad de papá. La complicidad de la abuela. Una escena. Un diálogo. Todo eso en la casa vacía. Todo eso en su memoria. Todo eso surge hoy, en estos instantes, en que recorre la casa por última vez.
La casa de sus padres, la casa dónde nació y se crío, la casa dónde fue tan feliz. La casa que vendió. La casa que hoy, en estos momentos, deja en manos de sus nuevos dueños, para partir lejos y comenzar de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario