T

T

viernes, 21 de octubre de 2016

La familia completa tenía que ayudar a ordeñar

Por María Rosa Silva Streitenberger

Pies hundidos en el barro, la helada sobre nuestras espaldas, congelando el cuerpo y haciendo rechinar los dientes. La inmensidad del campo, la oscuridad de la madrugada y la fuerza del viento empujándonos. Una lámpara alumbrando lo necesario y un banquito dónde sentarse, haciendo equilibrio. Las manos heladas moviéndose sin parar, con la mayor rapidez posible, porque el trabajo es mucho y el tiempo apremia.
Todos los días, sin falta, hay que ordeñar. Sin importar las ganas o los dolores que sentimos. La familia completa debe ayudar. Aunque llueva, aunque estemos transitando el invierno más crudo, aunque sea domingo, aunque seamos chicos todavía o mamá esté embarazada. Todos los días, sin falta, hay que ordeñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario