T

T

domingo, 9 de octubre de 2016

Nuestras madres alemanas del Volga eran mujeres sabias

Mi madre me dijo que recordara el lugar de dónde vengo, la casa de adobe, la comida humilde, las reuniones familiares, las calles de tierra, las gentes sencillas, honradas y sinceras. Las personas buenas y trabajadoras. Los domingos de fiesta. Los días felices. También los días tristes. Para tener presente durante toda la vida que nada es para siempre y que después de cada tormenta siempre sale el sol y que aún en la noche más oscura, las estrellas nunca dejan de brillar y Dios nunca deja de protegernos.
Mi madre era una mujer sin estudios académicos pero tenía la sabiduría de la vida, esa sabiduría que no se enseña en la escuela ni en las universidades, esa sabiduría que solamente tienen ellas, las madres alemanas del Volga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario