T

T

domingo, 18 de diciembre de 2016

Una reliquia histórica

En 1897, cuando Pueblo Santa María apenas llevaba diez años de haber sido fundada, los colonos mandaron a construir esta hermosa cruz a Colonia Hinojo, para colocarla sobre la flamante iglesia que estaban levantando. Una vez concluida, fue instalada sobre la misma. La cruz fue bendecida conjuntamente con la consagración de la iglesia, el  8 de septiembre de 1898, día de la Natividad de María Santísima. La cruz mide 5,50 de alto por 3,30 de ancho.

Estuvo erguida sobre la torre de la iglesia durante cincuenta y seis años hasta que, estando como párroco de la comunidad el Rdo. Padre José León Thiel (periodo 12/3/53 al 26/4/1957), se decide ampliar y reformar el templo. Fue así como en 1953 comenzaron los trabajos de demolición de la torre donde estaba colocada. La nueva iglesia fue “reinaugurada” con una solemne ceremoniosa religiosa el 8 de septiembre de 1954; pero la cruz, pese a haber estado durante más de cincuenta años en la torre de la iglesia y ser una herencia cultural legada por los fundadores de la localidad, no volvió a ser puesta en su sitio sino que fue reemplaza por otra.
Fue rescatada por don Alejandro Streitemberger Maier, quien le dio el valor histórico que merecía, y en el mes de octubre de 1977, fue puesta sobre un pedestal que el mismo diseñó, en el que grabó las siguientes palabras: “Homenaje. Esta gran cruz, reliquia excelsa, mandada a construir por nuestros fundadores, estuvo erguida 56 años en lo alto de la torre de nuestra primera iglesia. Construida y bendecida el 8 de septiembre de 1898”.
Es una de las tres cruces frente a las cuales, en los primeros días de noviembre, se rezan las tradicionales rogativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario